HISTORIAS DE JUBILADOS DESPUÉS DE LA PREFECTURA.

 

 

La jubilación un justo derecho de quienes entregaron los mejores años por Zamora Chinchipe, hoy decenas de personas disfrutan lo trabajado. 111 jubilados desde el 2011.

 

Desde el 5 de septiembre del 2011, el Gobierno Provincial de Zamora Chinchipe expidió una ordenanza que regula las indemnizaciones y jubilaciones de los trabajadores y empleados de la institución, priorizando alrededor de 500.000 dólares anuales del presupuesto general para el cumplimiento de ésta política.

 

Milton Ojeda, de 67 años de edad es uno de los últimos trabajadores jubilados de la institución, su voz se entrecorta al recordar sus jornadas de trabajo en vialidad, dice que la Prefectura fue y será su segunda familia, él laboró como Jefe de Trabajos del Distrito B, correspondiente a los cantones de Yantzaza y El Pangui.

 

Antes de ingresar a la Prefectura trabajó en varias instituciones públicas, y desde el 2009 se integró a la familia provincial.  “Una enfermedad catastrófica hizo que tomé la decisión de pedir la jubilación, el Prefecto una persona humanista supo entender y aprobó mi pedido que en ese entonces era urgente”, menciona Ojeda, quien este febrero del 2019 ya cumplió un año de tratamiento y se alegra de haber vencido al cáncer.

 

Su esposa congratulada con la vida y orgullosa de la valentía de su esposo, da gracias a Dios y también al Prefecto por saber entender éste caso, “prácticamente Milton volvió a vivir”, resalta Elsa Ojeda, y agrega que hoy gracias a la jubilación, además del tratamiento de su esposo, junto a su familia están montando un emprendimiento familiar único en la provincia.

 

Don Ojeda se considera un soñador más, goza de salud, y además emprende en la actividad pecuaria, y dice que su jubilación será invertida en un emprendimiento productivo de cultivo hidropónico de lechugas y fresas en grandes cantidades. Con optimismo y firmeza invita a los nuevos servidores públicos que se integren a la institución a trabajar con cariño desde cada espacio por la provincia.

 

La jubilación un justo derecho de quienes entregaron los mejores años por Zamora Chinchipe, hoy decenas de personas disfrutan lo trabajado. 111 jubilados desde el 2011.

 

Desde el 5 de septiembre del 2011, el Gobierno Provincial de Zamora Chinchipe expidió una ordenanza que regula las indemnizaciones y jubilaciones de los trabajadores y empleados de la institución, priorizando alrededor de 500.000 dólares anuales del presupuesto general para el cumplimiento de ésta política.

 

Milton Ojeda, de 67 años de edad es uno de los últimos trabajadores jubilados de la institución, su voz se entrecorta al recordar sus jornadas de trabajo en vialidad, dice que la Prefectura fue y será su segunda familia, él laboró como Jefe de Trabajos del Distrito B, correspondiente a los cantones de Yantzaza y El Pangui.

 

Antes de ingresar a la Prefectura trabajó en varias instituciones públicas, y desde el 2009 se integró a la familia provincial.  “Una enfermedad catastrófica hizo que tomé la decisión de pedir la jubilación, el Prefecto una persona humanista supo entender y aprobó mi pedido que en ese entonces era urgente”, menciona Ojeda, quien este febrero del 2019 ya cumplió un año de tratamiento y se alegra de haber vencido al cáncer.

 

Su esposa congratulada con la vida y orgullosa de la valentía de su esposo, da gracias a Dios y también al Prefecto por saber entender éste caso, “prácticamente Milton volvió a vivir”, resalta Elsa Ojeda, y agrega que hoy gracias a la jubilación, además del tratamiento de su esposo, junto a su familia están montando un emprendimiento familiar único en la provincia.

 

Don Ojeda se considera un soñador más, goza de salud, y además emprende en la actividad pecuaria, y dice que su jubilación será invertida en un emprendimiento productivo de cultivo hidropónico de lechugas y fresas en grandes cantidades. Con optimismo y firmeza invita a los nuevos servidores públicos que se integren a la institución a trabajar con cariño desde cada espacio por la provincia.

 

Como Milton existen  algunos adultos mayores que acostumbrados al trabajo continúan dedicando su tiempo a alguna actividad que los mantenga ocupados, como es el caso de Don Marcolino Cañar, de 75 años y residente de la ciudad de Zamora, quien hoy se dedica a la agricultura después de tres años de jubilado.

 

Este activo hombre asegura que ahora tiene más tiempo para la tierra, las responsabilidades que tenía como auxiliar de servicios y la rutina de marcar el horario son parte de varias anécdotas que recuerda con sus compañeros, “a todos mis colegas les dejé poniendo un apodo, era parte de mi personalidad”, dice Marcolino, sonriendo para la cámara.

 

Apoyo institucional

 

Es así como las obras de la Prefectura no sólo han logrado desarrollar la provincia a través de los diferentes proyectos de obra civil, ambiental, turística, y productiva, la parte social y humana han marcado la historia de la provincia.

 

Desde el 2011, han sido jubiladas 111 personas, 92 trabajadores y 19 empleados, por parte de la Prefectura de Zamora Chinchipe, alcanzando una inversión de 6 millones, 305 mil 965 dólares.

 

 

 

 

 


Lic. María Molina

Comunicación Social GPZCH

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *